Apuntes desde Ottawa

Nunca en mi vida estuve en un lugar donde hiciera tanto frío. Lo que más me asombra es que lo banco bien y salgo a pasear bien emponchada. Mi razonamiento es el siguiente: si me quedo sentada al lado de la estufa diciendo “Que frio”, seguro voy a tener mucho más frío. En cambio, si no me dejo limitar por el clima (dentro de parámetros razonables), no solo voy a sufrirlo menos sino que voy a aprovechar el momento y sentirme bien conmigo misma.

Major's Hill Park

*****

Fui a visitar la National Gallery of Canada, el Museo de Bellas Artes de la ciudad. El edificio es muy moderno, de piedra gris y techos altos de vidrio que parecen de una catedral.

La colección permanente no me asombró demasiado porque la comparaba con el museo de Toronto, que me gustó muchísimo. Pero no por ello dejé de hacer lo que hago en cada museo que visito: leer la fecha de nacimiento de los artistas y calcular la edad que tienen o la que tenían cuando murieron. Y si murieron jóvenes, me da lástima.

*****

Hoy a la mañana pensé que se me iban a caer los dedos del frio, las yemas me dolían mucho a pesar de que tenía guantes. Por suerte todavía tengo los diez intactos.

*****

Antes de entrar consulado americano (a eso vinimos a Ottawa), hay que pasar por controles de seguridad. Como sabiamos que no es recomendable llevar carteras ni bolsos, teléfonos, cámaras, etc, fuimos con lo puesto y los documentos necesarios. Despues de pasar mi parka por el scanner, una guardia de seguridad la agarra y revisa los bolsillos. Saca un brillo para labio y chicles y me dice que no me es posible ingresar con esos elementos. Casi me caigo sentada de la sorpresa. ¿Desde cuándo los chicles son explosivos??

*****

 

 

About Ana

Hi, I'm Ana. I'm originally from Argentina but I'm currently living in Dallas (USA) with my British husband. I'd like to share my experiences as an expat and as a traveller.

5 thoughts on “Apuntes desde Ottawa

  1. Hola Ana! Lo de los chicles ya me superó. Yo he llegado a llorar en la cola del gate de control por un brillo que sencillamente no podía dejar que me quitaran. El oficial era hombre y se apiadó. Todavía lo tengo 🙂

    ¡Gracias por tu comentario!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge