Recuerdos de viaje: Bayeux

Cuando vivíamos en Jersey (Islas del Canal de la Mancha), a veces cruzábamos a Francia en ferry a pasar el fin de semana. En una de esas ocasiones fuimos a Bayeux, en la Baja Normandía.

 

Normandía en marzo. Hace un poco de frio a pesar del sol. En la campiña predominan el verde intenso y el amarillo vivo de los narcisos y de la aulaga que bordea la ruta que va desde Saint-Malo, donde desembarcamos, hacia el norte, a Bayeux.

Al llegar a Bayeux, compramos delicias para hacer un picnic en la playa: mini quiche lorraine, baguettes de jamón, pañuelitos de hojaldre rellenos con embutidos regionales, macarons, oh la la.

Siguiendo los carteles indicadores, llegamos a la playa de Le Bessin, más conocida como Gold Beach. El 6 de junio de 1944 –el día D- catorce lanchas de desembarco llevaban 420 Royal Marines pero llegaron solo 9. 366 Royal Marines lograron avanzar hacia la playa, bajo intenso fuego alemán, algunos a nado y sin protección alguna.

Gold Beach

Gold Beach

Según las crónicas de la época, hubo mal tiempo el día del desembarco de los aliados. Nosotros no tuvimos mejor suerte. A pesar de que le sol brillaba tierra adentro, en la playa había una niebla espesa que bloqueaba la vista. Nos sentamos en el malecón a mirar el muro gris de la niebla y a comer al ritmo de las olas invisibles.

Omaha Beach, en cambio, nos recibió de mejor humor. Llegamos al Cimetière Americain quince minutos antes de la hora de cierre. El guardia se hizo rogar pero nos permitió entrar. Seguimos el camino que bordea los acantilados. Allá abajo se ve la playa. Aquí arriba, los alemanes tenían una posición defensiva privilegiada. Se me ocurre que hay que tener un coraje sobrehumano o estar loco de remate para intentar tomar un acantilado desde abajo bajo una lluvia de fuego. Así todo, lo lograron.

Omaha Beach

Omaha Beach

El camino dobla hacia la izquierda y uno se enfrenta con un bosque bajo de cruces blancas en perfecta formación marcial. Las cruces están dispuestas de modo tal que siempre se ven líneas rectas, sean horizontales, verticales o diagonales. El efecto en conmovedor. El cementerio esta rodeados por unos jardines muy prolijos y bien cuidados, llenos de vida. Sean y yo fuimos los últimos en salir. El silencio y el canto de los pájaros creaban una atmosfera de total paz y tristeza.

American War Cemetery - aqui se filmaron las primeras escenas de Salvando al soldado Ryan

American War Cemetery – aqui se filmaron las primeras escenas de Salvando al soldado Ryan

El domingo visitamos la catedral de Bayeux, consagrada en 1077. Pero la ciudad es más antigua aun: nació de un asentamiento galo-romano en el siglo 1 AC. El casco histórico consiste en una densa maraña de callejuelas medievales con construcciones de edad similar. Adoro recorrerlas sin rumbo fijo. A pesar de que los Aliados desembarcaron a pocos kilómetros y enseguida liberaron Bayeux, la ciudad quedó casi intacta porque los bombardeos se trasladaron al norte, a Caen.

Otra invasión que tuvo lugar hace casi mil años fue en dirección contraria, de Normandía a Inglaterra, cuando Guillermo el Conquistador invadió la isla en 1066. Este hecho es conmemorado en el Tapiz de Bayeux –que técnicamente es un bordado.  Mide 50 centímetros de alto y sus nueve piezas miden 70 metros en total. Es una fascinante historieta medieval donde cada viñeta muestra un evento de esa empresa.

Y los caballeros andantes?

Y los caballeros andantes?

Las nubes, el frio y la neblina nos acompañaron todo el domingo. Fuimos al cementerio británico de Ryes. A esta altura, uno se pregunta si vale la pena pasar tanto tiempo sufriendo angustias ajenas. La respuesta es sí, todo esto es parte de la historia de la humanidad. En este camposanto, Sean se emocionó mucho porque  aquí estaban compatriotas suyos, muchos de los cuales pertenecían al regimiento de su papá. Las lápidas tienen grabado un mensaje de la familia, además de los datos personales del soldado. Eso es aún más conmovedor porque pone todo en un plano más personal.

Ryes

Ryes

En el único lugar donde vimos rastros físicos de las batallas fue en Arromanches. Allí quedaron restos de un pontón de los Aliados. Eso me ayudo un poco a visualizar ese momento tan crucial. Tomamos un almuerzo simple de omelette y croque monsieur en un barcito frente a la playa y pronto se hizo la hora de dejar atrás tantos siglos de historia para volver a Saint-Malo a tomar el ferry de vuelta a Jersey.

A lo lejos, el ponton de Arromanches

A lo lejos, el ponton de Arromanches

Urinales publicos. Mmmmm no se....

Urinales publicos. Mmmmm no se…. que feo debe ser usarlos en invierno!

molino

Molino (medieval?) sobre el rio Aure, que cruza la ciudad

About Ana

Hi, I’m Ana. I’m originally from Argentina but I’m currently living in Dallas (USA) with my British husband. I’d like to share my experiences as an expat and as a traveller.

8 thoughts on “Recuerdos de viaje: Bayeux

    1. Cruza el charco y anda!

      Es muy interesante la explicacion de como lo hicieron, la epoca, etc. Lamentablemente no se puede sacar fotos, pero compensas comprando algo en el gift shop, je je!

  1. Una visita re interesante, aunque debe ser “overwhelming” de a ratos – pero totalmente de acuerdo con vos, debe valer la pena ver esos lugares donde ocurrieron hechos tan importantes de la historia.

    1. Omiti muchos detalles, como volver al hotel a dormir la siesta, eso ayuda 🙂 La verdad, no fue tan abrumador porque nos tomamos todo con calma, nada de ir corriendo de un lado a otro para poder ver todo; si hay tiempo, bien, y si no, a otra cosa.

  2. Excelente crónica, Ana. Además, ilustrada en el clima perfecto que imponen las circunstancias de esos recuerdos. Las guerras no pueden ser más que dolorosas y terribles. La niebla y el gris del cielo no pueden permanecer ajenas a la evocación de semejante barbarie.
    Debe haber sido muy emotivo recorrer esas callecitas medievales. Me pasó en Siena y en Asís, pisando piedras que fueron puestas en tiempos que ni logro imaginar.
    He disfrutado leyéndote. Muchas gracias.

    1. Muchas gracias a vos, Monica!
      Viste que raro es caminar por calles que existian cuando se pensaban que la tierra era plana y que la existencia de nuestro continente no era mas que una fantasia de transnochados?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge