Dos semanas. Siete países. Un auto amarillo

Así se puede resumir este viaje, o road trip, desde Inglaterra a Italia pasando por Francia y Suiza a la ida, y por Alemania (en tren), Holanda y Bélgica a la vuelta, camino al túnel del Canal de la Mancha.

Alvis modelo 65 (es mas viejo que yo!)

Alvis modelo 65 (es mas viejo que yo!)

El Auto Amarillo – Yellow Peril para Sean, la macchina gialla!!! para los italianos-  es un Alvis modelo 65 de fabricación británica. El tío de Sean lo adquirió cero kilómetro y lo usó toda su vida hasta que Sean se lo compró en 1993. Desde entonces, es la luz de sus ojos automovilísticamente hablando. El Alvis vive en Inglaterra y de cuando en cuando lo visitamos y lo sacamos a pasear. Este paseo fue bastante largo, algo más de dos mil kilómetros, pero se lo bancó como un duque. O casi.

Como toda persona mayor, el Alvis tiene algunos achaques y hay que saber encontrarle la vuelta. Uno de ellos es que si se apaga el motor y no baja la temperatura, el combustible que queda en las cañerías (sepan disculpar mi ignorancia acerca de menesteres mecánicos) se evapora y no arranca. El secreto es abrir el capó y dejar que se enfríe. Después arranca como si nada.

La verdad sea dicha, la primera vez que nos pasó esto casi me pongo a llorar porque fue en la terminal Víctor Hugo del Eurotunnel (el que pasa por debajo del Canal de la Mancha), en Folkestone (Reino Unido). Teníamos pasaje para las 10 de la mañana pero como llegamos temprano nos dejaron tomar el anterior.

Haciendo check-in automatico. Las maquinas estan del lado derecho del auto porque en el Reino Unico se maneja al reves, o sea por la izquierda

Haciendo check-in automatico. Las maquinas estan del lado derecho del auto porque en el Reino Unico se maneja al reves, o sea por la izquierda

Hicimos el check-in (desde el auto, es como una estación de peaje automática) y fuimos al baño. Una vez listos para embarcar, Sean puso el auto en marcha, hizo 200 metros y se paró. Por suerte casi no había autos, si no, hubiera sido un trastorno. Se acercó un policía a ayudar. Yo fui a la terminal a averiguar si podíamos tomar un tren posterior y una mujer que estaba mirando me dice “Parece que no van a ningún lado” Buaaaa!!!

Sean pudo solucionar todo y nos dirigimos al tren. Subimos a uno de los vagones, nos acomodamos en el auto y salimos para Francia. El cruce dura media hora y si hay pocos autos, se sale rápido y enseguida estas en la ruta. Se me taparon los oídos a la ida. A la vuelta no sé porque me la pase durmiendo.

Camino a abordar el tren

Camino a abordar el tren

Esta fue la primera aventura de muchas. Italia nos espera.

About Ana

Hi, I'm Ana. I'm originally from Argentina but I'm currently living in Dallas (USA) with my British husband. I'd like to share my experiences as an expat and as a traveller.

6 thoughts on “Dos semanas. Siete países. Un auto amarillo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge