Etapa francesa: Reims y Troyes

El viaje que habíamos planeado era bastante largo, por lo que decidimos dividirlo en etapas. La primera parada después de salir de Folkestone (Inglaterra) fue la ciudad de Reims en Francia (alrededor de 330 kilómetros). Además de estirar las piernas y darle una respiro al auto, la idea (mía, bien sûr) era ver los ángeles de la catedral. Sean hubiera seguido de largo pero para mí visitar catedrales medievales es como ir a Disneylandia.

Catedral de Reims

Catedral de Reims

La catedral de Notre-Dame de Reims cumplió 800 años en 2011 y fue uno de los primeros monumentos en ser declarados Patrimonio Histórico de la Humanidad por UNESCO. Es un sublime ejemplar de arquitectura gótica y fue aquí donde se coronaron muchos reyes franceses, entre ellos Felipe el Hermoso, quien estaba casado con Juana la Loca –claramente en la Edad Media no tenían escrúpulos para poner sobrenombres. En 1429 fue coronado el rey Carlos VII  con la presencia de Juana de Arco, quien había llegado a la ciudad al frente del ejército después de haber liberado Orleans del asedio del ejército inglés durante la Guerra de los Cien Años.

El angel amoroso

El angel amoroso

Hace mucho leí acerca de los dos ángeles que están en el pórtico y tenía muchas ganas de verlos. El más famoso es el Ange au Sourire – ángel sonriente. Está a la derecha de la entrada principal y da la bienvenida con su pícara sonrisa. El otro ángel tiene una expresión serena que transmite mucha paz.

El Angel Sonriente

El Angel Sonriente

En una hora y media llegamos a la ciudad de Troyes, donde íbamos a pasar la noche. A esta altura, el GPS ya estaba dando indicios de demencia senil. No encontraba la calle del hotel, nos mandó a un estacionamiento en vez de una calle y así. Después de varios intentos, con quedada de motor incluida, encontramos el hotel.

Esquina de Troyes

Esquina de Troyes

Más tarde salimos a comer. Troyes fue una sorpresa muy agradable: es una ciudad pequeña, pintoresca, donde conviven un centro histórico medieval con canales que mandó a construir Napoleón y, por supuesto, todos los pros y los contras de la vida moderna. Ya no quedan ángulos rectos en las casas medievales con entramados de madera, están vencidas y arqueadas por el tiempo pero siguen firmes y orgullosas, indiferentes al paso del tiempo.

AMO esas casas

AMO esas casas

Por aquí pasaron Juana de Arco y el Delfín camino a Reims, a la inversa que nosotros. En la catedral hay una placa que recuerda el momento en que los troyenses se reunieron espontáneamente en la catedral para aclamar a su legítimo rey el 10 de julio de 1429. (Esta información estaba en una placa y le pedí a mi suegro que la tradujera del francés al inglés. Y yo, al castellano).

Nave principal de la catedral de Troyes

Nave principal de la catedral de Troyes

La catedral es imponente, de estilo gótico por supuesto, y fue construida entre los siglos 13 y 17. En ese lugar había un edificio anterior que fue destruido durante las invasiones normandas y donde se llevó a cabo el Concilio de Troyes, que confirmó la creación de la Orden de los Templarios. Adentro no había nadie salvo un chico pasando la aspiradora. Una imagen doméstica muy contrastante. Los únicos ruidos eran el zumbido de la aspiradora y el eco de mis pasos. Había una diferencia considerable de temperatura entre la calle y el interior del templo. No hay grandes obras de arte pero los vitrales son una maravilla.

La genete era mas petisa en la Edad Media!

La gente era mas petisa en la Edad Media!

Se hizo la hora de seguir camino. Paramos en Dijon para comer y comprar mostaza, champagne, foie gras y una tonelada de cosas dulces riquísimas: millefeuille (milhojas) de pastelera, pain au chocolat, beignets (primos segundos de las bolas de fraile pero rellenos con mermelada de casis) para amenizar el viaje. Se viene el cruce de los Alpes por el túnel Mont Blanc-Chamonix.

Próxima parada: Ginebra.

Hotel Ibis: rue Camille Claudel – 10000 TROYES- €73.20 la noche con desayuno incluido

Si te interesa leer acerca del comienzo de viaje, clickeá acá Dos semanas. Siete paises. Un auto amarillo 

About Ana

Hi, I'm Ana. I'm originally from Argentina but I'm currently living in Dallas (USA) with my British husband. I'd like to share my experiences as an expat and as a traveller.

12 thoughts on “Etapa francesa: Reims y Troyes

  1. Ana cómo me gustan tus relatos de viaje! Los disfruto a full! Cafecito en mano y una tarde lluviosa antes de comenzar el consultorio… un placer! Pasate para compartir mi primera parte de Québec! Un beso grande!

  2. Ay Ana, que hermoso viaje y que lindo leerte.
    Está buenísimo que acompañes las fotos con el relato histórico. Y ni hablar de los sitios que estás visitando, es todo tan bonito.
    Compartinos las fotos de las cosas ricas!

  3. Qué lindo tener tu propio auto allá y manejarte como local (más allá de los achaques que presentó al principio).
    Es hermoso pasear así, no creo que pueda mantener un auto en europa (gracias que podemos mantener los de acá) pero aunque sea con uno alquilado mi sueño es pasear más o menos como uds (aunque el objetivo máximo sería hacerlo sin itinerarios, ni planes muy ajustados, ni horarios… el año pasado al final volvimos mucho más cansados de lo que nos fuimos, aunque claro, con la cabeza mil por ciento mas despejada)
    Seguimos viajando y recordando con uds.
    Besos!

    1. La verdad que si, es mas comodo tener un auto, pero ojo que ese lo usamos muy poco. Cuando vamos a visitar a mis suegros, Sean alquila uno moderno 🙂
      Sera por m i personalidad pero me gusta tener algunos aspectos de un viaje definidos de entrada, como hoteles ya reservados. Me gusta saber de antemano donde voy a dormir esa noche 🙂

  4. Ay Ana!!! Que groso el viaje que hicieron! Me encanto, cuantos lugares lindos 🙂 A mi tambien me gustan las estatuas de las iglesias goticas. Y el publo tambien hermoso
    Ahora entiendo porque no me envidias! Te envidio a vos jajaja que rico debe ser todo
    Besos!!!

  5. Muchas gracias Ana por compartirnos este paseo.
    Me imagino lo emotivo que debe ser hallarse en esas calles, entre esas construcciones hoy tan pintorescas, que han sido habitadas por tantas generaciones!
    Capítulo aparte merece esa catedral, vacía en ese momento pero con al misma majestuosidad que viene ostentando desde hace tantos siglos!
    Un abrazo
    =)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge