F de Florencia

A Florencia fuimos un domingo de abril pensando que iba a ser más fácil llegar y circular por la ciudad. Por una vez, ¡nuestro pronóstico se cumplió! Dejamos el auto en un garaje privado. El dueño estaba como loco con el auto, conocía la marca y el modelo (Alvis ’65). Ellos se encargan de estacionar los autos porque tiene ese sistema de ascensores. Estaba como un chico en Navidad.

La catedral jugando a las escondidas

La catedral jugando a las escondidas

La primera parada fue la iglesia de Santa María Novella. En la plaza de enfrente había una feria de comidas típicas muy interesante. La iglesia es muy linda, típicamente toscana con su frente revestido con franjas de mármol blanco y verde que forman motivos cuadrados y redondos. Lástima que la iglesia abría al público a las 13 y eran pasadas las 11 de la mañana. Adentro estaban dando misa pero no te dejaban entrar.

Interior de la perfumeria

Interior de la perfumeria

Una opción diferente a un par de cuadras es la farmacia y perfumería Santa María (officina profumo-farmaceutica di Santa Maria Novella,) fundada en 1612. Los salones de venta son muy lindos y obviamente antiguos, aunque la mayoría del mobiliario es del siglo 19. Se puede entrar, recorrer y sacar fotos tranquilamente, así como también probar perfumes y colonias. Las fragancias son muy ricas, frescas, nada pesadas. Lo que cae pesado es el precio, entre $125 y $135 dólares. Más caras que un perfume de Chanel (OK, en el free shop pero igual.) Seguí de largo.

Seguí insistiendo con entrar a una iglesia. La de San Marco estaba abierta. Nada interesante. También tiene un fiambre en exposición, perdón, digo algún beato o semi-santo, pero con la cara tapada con una máscara. ¡Qué obsesión que tiene en Italia con mostrar tomuers! El museo contiguo a la iglesia tiene al famoso cuadro de Fra Angelico “La Anunciacion.” No pude verlo porque está cerrado el primer, tercer y quinto domingo de cada mes. Justo ese día era el tercero. Horarios incomprensibles.

La archirecontra famosa catedral de Santa Maria dei Fiori es espectacular por fuera y merece un par de bostezos por dentro. Al menos mi sweater combinaba con el decorado exterior.

Me vesti acorde a la ocasión

Me vesti acorde a la ocasión

Una emergencia del tipo bañistica nos llevó al museo arqueológico. La colección de artefactos etruscos es medianamente interesante pero hay lugares más interesantes para visitar si la estadía es corta.  Encima, el baño es difícil de encontrar.

La Piazza della Signoria ofrece la posibilidad de ver una reproducción del David de Miguel Ángel sin hacer cola ni pagar un euro. Negocio redondo. Además hay bares y cafés alrededor y uno puede tomarse un rico café admirando las esculturas romanas y renacentistas de la esquina y ver la gente pasar, pasatiempo por demás entretenido.

florencia

Piazza della Signoria

Florencia es una ciudad bellísima, no alcanza una vida entera para conocerla. Aunque también tiene sus decepciones. Para mí, lo fue el Pontevecchio. Angosto, lleno de gente, apenas se ve el rio y la vista de la ciudad, la gente va y viene como la marea. Florencia y Roma son las dos únicas ciudades italianas que conozco a las que volvería sin dudarlo.

Arriba del puente

Arriba del puente

Vista desde el Pontevecchio

Vista desde el Pontevecchio

About Ana

Hi, I'm Ana. I'm originally from Argentina but I'm currently living in Dallas (USA) with my British husband. I'd like to share my experiences as an expat and as a traveller.

8 thoughts on “F de Florencia

  1. Lo de las iglesias es increíble para mi, que tengan horario, acaso la casa de Dios no esta siempre abierta?
    Imaginate en mi caso, que vivo en Valencia, es una ciudad hermosa, pero no me gusta estar entre mucha gente, me ahogo (estoy rayada, que se va a hacer !”) por eso he intentado el algún dia que por alguna razón tenia libre en el trabajo sin ser domingo, visitar tantos lugares preciosos evitando mucha gente, y el caso es que lo de las Iglesias me mata….los horarios…. al menos durante el dia deberían estar abiertas permanentemente…..
    Incluso, la de San Nicolas, donde es tradicional ir los lunes…..nada, con su horario determinado, solo pude ir 1 vez, llenísimo de gente y me tuve que ir volando porque llegaba tarde a trabajar…..

    Besos.

    1. Se me ocurre que es para evitar robos (si tiene cosas antiguas) o vandalismo, andá a saber. Noté que en Italia tiene horarios locos pero en otros lados están abiertas, menos, claro, en Valencia 🙂

  2. A mí me encantó, aunque reconozco que mi expectativa no se correspondió con la ciudad con la que me encontré -bellísima, sin dudas, pero diferente a lo que imaginaba-
    No sé por qué tenía en mente algo similar a lo que encontré en Verona, pero no te puedo decir por qué! jejeje
    En fin, que a mi me encantó el Ponte Vecchio, casi quedo muda por lo que vi en las joyerías!!!
    =D qué belleza!…Te cuento que la reproducción del David que hay en la piazza della Signoria no tiene nada que ver con el original que es majestuoso!…te diré que es una de las cosas que más me impactó de todo el viaje por tierras itálicas! Tal vez verlo de cerca en ese ámbito tan especial -bajo techo- donde lo exhiben le otorga un marco y una escala que lo destacan de todas las esculturas que vi. Para mí fue sobrecogedor estar ahí no más frente aquella belleza -cosa que no me pasó, por ejemplo con la Pietá en el Vaticano, que casi me pasó desapercibida -y eso que es bellísima!-
    Me gusta revivir mis propios recuerdos a la par que leo y veo sobre los tuyos!
    Un abrazo
    =)

    1. Tendré que ir a Verona para compararlas ja!
      Con respecto al David, me imagino que no e slo mismo peor nosotros fuimos por el dia y no queriamos perder tiempo haciendo la cola para entrar al museo, preferiamos ver la ciudad. Es una buena excusa para volver “tengo una cita con David” 🙂

  3. Ana O!!! Me hiciste reir con lo del vestuario!!! Pudieron ir en el día a la plaza Michelangello, arriba en un montecito? Se ve tooooda la ciudad! Divino! Tal vez viene en el siguiente post… Qué lindo es todo lo medieval… ahhhhhhhh
    Me encantó cuando salí del depto y al final de la calle asomaba el duomo… de película…
    Seguí viajando y compartiendo Anita!
    Besitos

    1. Me hubiera encantado subir a esa plaza pero no tuvim os tiempo. Además. mi marido tiene problemas de columna y subir y bajar calles y escaleras se torna dificil, asi que tomamos todos los paseos con calma. Ojalá pueda volver 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge