Museo Imperial de Guerra

El Museo Imperial de Guerra sobre la calle Lambeth es uno de los tantos museos londinense con entrada gratuita. Si así lo desearan, los visitantes pueden dejar una contribución en alguno de los cofres. El Museo Imperial de Guerra es un complejo compuesto por 5 museos diferentes.  Están en Londres, Manchester, Cambridgeshire, Churchill War Rooms (las oficinas secretas de Churchill) y la nave HMS Belfast.  Yo visité el de Londres.

Museo Imperial de Guerra

El museo fue fundado en 1917 para registrar los eventos de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, el rey Jorge V lo inauguró oficialmente en 1920 en el Crystal Palace. En 1936, el Duque de York encabezó la reinauguración en la actual ubicación sobre la calle Lambeth, al sur del Támesis. Ocupa el edificio que había sido del Hospital Real de Bethlem,  más conocido como Bedlam. Además de manicomio, bedlam también se traduce como caos, por lo que me parece acertado el nombre del lugar como representación de la guerra. El majestuoso edificio se yergue en medio de un parque hermoso e irónicamente tranquilo y pacífico.

El Museo Imperial de Guerra cubre los conflictos armados en los que participó Gran Bretaña  desde la Gran Guerra hasta Irak y Afganistán. Las colecciones permanentes más grandes son las dedicadas a las guerras mundiales. La galería de la Primera Guerra se divide entre el frente de batalla y la vida en el frente civil. Los visitantes pueden de cierto modo experimentar la vida en las trincheras, menos el barro y el frio. Los efectos de sonido recrean el ruido ensordecedor de los bombarderos haciendo pasadas  y tirando bombas.

Museo Imperial de Guerra

Cada objeto cuenta una historia. Uno de los que más me llamó la atención fue la pluma blanca y su respectiva carta anónima que se les enviaba a quienes no se enrolaban para luchar. La pluma blanca simbolizaba la cobardía.

La galería de la Segunda Guerra Mundial es igual de interesante y conmovedora. Los objetos en exhibición incluyen desde una bomba alemana V1 con la que bombardearon Londres hasta la cabina de un bombardero Lancaster y desde los distintos tipos de refugios antiaéreos hasta mapas del Norte de África con notas manuscritas por Rommel. Una sección muestra lo que vivieron los civiles en Gran Bretaña, como por ejemplo el Blitzkrieg o el racionamiento de alimentos.

Imperial Museum of War 3

Un doloroso capítulo de la historia argentina esta retratado en este museo: la Guerra de Malvinas, o Falklands, como dicen todos los carteles. Me produjo una profunda tristeza ver cosas como una mesa de operaciones plegadiza que se usaba en el frente. O un misil Exocet, que oí nombrar cientos de veces pero nunca vi. Me vinieron recuerdos de esa época,  de cómo vivimos la guerra en casa, de estar pegada a la radio y a la televisión para saber que pasaba.

Imperial Museum of War 6

En la sección dedicada al espionaje también hay una pequeña muestra con objetos de esa guerra. El diario personal de un oficial, que se lamentaba estar tan lejos mientras su madre agonizaba en el continente. O una libreta y jinetas pertenecientes a Astiz. Me llamó la atención que tomara notas en inglés.

Sin embargo, la muestra que me hizo llorar y angustiar fue la del Holocausto. Estaba indecisa, no sabía si entrar o no. En realidad no quería pero sentía la obligación de hacerlo. Comienza con el surgimiento del partido Nacionalsocialista y el ascenso de Hitler y los hechos previos a la horrorosa Solución Final. No pude seguir. Rompí en llanto y me fui. Yo, al contrario de los prisioneros, sabía bien lo que se venía y no pude enfrentarlo.

Museo Imperial de Guerra

Info útil sobre el Museo Imperial de Guerra

Imperial War Museum 

Abierto diariamente de 10 a 18 .

Lambeth Road

Estaciones de subte cercanas: Lambeth North, Waterloo, Elephant and Castle.

Save

About Ana

Hi, I'm Ana. I'm originally from Argentina but I'm currently living in Dallas (USA) with my British husband. I'd like to share my experiences as an expat and as a traveller.

6 thoughts on “Museo Imperial de Guerra

  1. Muy lindo reporte. Me gustaría visitar algún esos museos. No sé por qué pero siempre tuve la inquietud de saber que sentía la gente que vivió una guerra, como una forma de rendirles homenaje. No debe haber situación más dura en la vida que vivir una guerra.
    Saludos, Ana.

    1. Hola Miguel! Me pregunto lo mismo. Lo más cercano que tengo son las historias que nos contaba mi abuelo de la Guerra Civil Española, y eso que obviaba las partes sangrientas. Terrible.
      Gracias por pasar!

  2. Visité ese museo cuando estuve en Londres, es gigantesco e impresionante. No sabía que había más filiales en otras ciudades. Gracias por el dato!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge