Durham

Durham: guía práctica

Como comenté en mi post anterior, pasamos unos días en la ciudad de Durham, al noreste de Inglaterra, a principios de diciembre. Tenía muchas ganas de ir porque me atraía la espectacular catedral y la verdad es que Durham nos gustó muchísimo. La gente es muy amable. En mi experiencia, los británicos son muy educados, pero en el norte tienen un trato más cálido.

Durham

Cómo llegamos a Durham

Nosotros fuimos en auto pero desde Londres se puede ir en tren con la línea East Coast que sale de la estación King´s Cross.

Durham

Dónde dormimos

Nos alojamos en el Marriott Royal County Hotel. Tiene una muy buen ubicación, con solo cruzar el Puente Elvet llegamos al casco antiguo, lo más lindo de Durham. La parte más antigua del hotel es del siglo 17 pero por suerte ¡tiene todas las comodidades modernas! Eso sí, el piso crujía a cada paso y tenia muchos deniveles.

Durham

Dónde comimos

Me habían recomendado ir a Vennels Café, un edificio de no sé qué siglo bastante difícil de encontrar. Llegamos media hora antes del cierre pero como no había nadie, ya estaban cerrando. Nos fuimos y nunca volvimos. Elegimos un café al azar porque nos pareció lindo y resultó muy bueno. En Lounge tomamos un rico café y seguimos con algunas tapas muy sabrosas.

Flat White Kitchen fue otro recomendado y la verdad, resultó espectacular. Desayunamos ahí en vez del hotel (elegimos sumar puntos en vez del desayuno) y todo era riquísimo y muy fresco: huevos Benedict, ham hash, la granola casera, ¡todo rico!

Durham

Lebaneat fue nuestro salvador el miércoles por la noche. Comida libanesa super abundante, con ingredients frescos y muy, muy rica.

En cuanto a pubs, fuimos al Market Tavern, ubicado al lado del mercado. De estilo victoriano, muy acogedor, lo recomiendo. Y la perla fue el Shakespeare Pub, del que se dice ser uno de los pubs más embrujados de Inglaterra. La construcción es del año 1109 (!) y en 1468 ya funcionaba una posada. No percibí nada paranormal pero la pasamos bien. Charlamos con un parroquiano de Newcastle, cuyo acento Geordie me resultó especialmente difícil de entender porque encima estaba borracho. Borracho pero super educado, hasta se disculpaba por estar drunk.

Qué hicimos

¿Ya mencioné la catedral? Me impactó por su arquitectura y por su historia.

Caminamos por las callecitas del centro antiguo y disfrutamos, al menos yo, de observar las casas que se comban de tan antiguas.

Caminamos por la orilla del rio Wear recorriendo la península. Suena a algo enorme pero es un trayecto relativamente corto y fácil de hacer. Vimos la catedral y el Castillo desde abajo, un molino antiguo sobre el rio, estudiantes practicando remo, las casetas del Durham University Boat Club (1877) donde guardan los botes, y los puentes de piedra antiguos: Framwellgate, Elvet, Prebends y el moderno Kingsgate de cemento (el más feo también).

Durham

Compramos unos cuadros hechos por artistas locales, uno para mi suegra y dos para nosotros. Son vistas de la ciudad. Uno es un papercut, un cuadro hecho en papel troquelado muy lindo.

Visitamos el Market Place, un mercado cubierto con todo tipo de productos, desde mercería y regalos hasta carnicería y verdulería.

Durham

Les recomiendo agregar a Durham al itinerario de su viaje por Inglaterra.

 

About Ana

Hi, I’m Ana. I’m originally from Argentina but I’m currently living in Dallas (USA) with my British husband. I’d like to share my experiences as an expat and as a traveller.

2 thoughts on “Durham: guía práctica

  1. Que interesante todo lo que comentas, ojalá que pronto lo pueda visitar!!!
    Un gran cariño para vos y marido y que tengan muy felices fiestas !!!🌲🌲🌲🌲💝💜💓💖💞

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge