Borges

Siguiendo los pasos de Borges en Austin

Los profesores de la Universidad de Austin organizan un picnic en los jardines del Capitolio de Texas en Austin. El centro de atención es Jorge Luis Borges, quien parece disfrutar del evento. Más tarde, ayudado por la profesora Marta Luján, también argentina, Borges lee con su mano los relieves tallados del edifico en una comunicación intima.

Texas Capitol

Borges estuvo en Austin varias veces. La primera fue en 1961-62, cuando vino como profesor invitado a la Universidad de Texas bajo los auspicios de la Tinker Visiting Professorship in Spanish, que tiene como objetivo traer escritores latinoamericanos a ciertas casas de estudio de EEUU. Ese semestre, dictó dos cursos: un panorama de la poesía argentina y un seminario sobre Leopoldo Lugones. También dictó conferencias sobre grandes escritores argentinos y el poeta estadounidense Walt Whitman. Borges volvió a Austin en otras ocasiones para dictar cursos y conferencias, que siempre terminaban con una ovación de pie.

Cuando fui a Austin, traté de seguir los pasos de Borges, como había hecho en Harvard. Antes que nada, investigué un poco online y encontré algunas notas interesantes, en las que basé mi visita.

Siguiendo los pasos de Borges en Austin, Texas

Primero, fui al Texas Capitol, o sea, el palacio legislativo. Había leído que Borges disfrutó de hacer picnics en los jardines. No queda claro si fue uno en particular o varias ocasiones. No importa, es un lugar ideal para hacerlo: muchos árboles, bancos y esculturas y monumentos reflejan la historia de Texas. Fue inevitable especular debajo de qué árbol se habrán sentado Borges y sus colegas a charlar y comer.

Una caminata de 20 minutos por la Congress Ave. separa el palacio legislativo del campus de la UT (University of Texas), donde Borges dictó los cursos. Yo tardé lo mismo en auto porque el camino no es tan directo y me costó encontrar un lugar para estacionar. Debe haber sido infinitamente más fácil en la década del 60.

Siguiendo los pasos de Borges en Austin, Texas

Desde al auto, caminé por la Guadalupe Street, conocida como The Drag. Borges se reunía con alumnos y profesores en un bar llamado Nighthawk, que ya no existe. Pero el ambiente debe ser parecido, sobre Guadalupe hay muchos negocios para los estudiantes y bares y lugares para comer barato, ideal para estudiantes.

Siguiendo los pasos de Borges en Austin, Texas

El campus es una belleza. Lo domina una torre de los años 30 y que forma parte del edificio principal, el corazón del campus histórico. Muchos estudiantes en movimiento, charlas, risas, se respiraba optimismo y sensación de inmortalidad. Caminé por avenidas arboladas adornadas por fuentes y pasé por los edificios de las distintas facultades y residencias estudiantiles hasta dar con el Batts Hall. Batts Hall (1951) era la sede del Departamento de Lenguas Española y Portuguesa y donde Borges tuvo una oficina. Hoy en día lo ocupa Tecnología de la Información.

Batts Hall

A Borges le encantó Texas, su primer punto de contacto con los EEUU. Tanto, que lo inspiró a escribir un soneto dedicado al estado, en el destaca las similitudes de las llanuras texanas con las pampas argentinas, el cowboy y el gaucho, además de un cuento llamado El soborno y que situó en el Parlin Hall, sede del Departamento de Literatura Inglesa, Retórica y Escritura.

Parlin Hall

Texas

Aquí también. Aquí, como en el otro

confín del continente, el infinito

campo en que muere solitario el grito;

aquí también el indio, el lazo, el potro.

 

Aquí también el pájaro secreto

que sobre los fragores de la historia

canta para una tarde y su memoria;

aquí también el místico alfabeto

 

de los astros, que hoy dictan a mi cálamo

nombres que el incesante laberinto

de los días no arrastra: San Jacinto

 

y esas otras Termópilas, el Álamo.

Aquí también esa desconocida

y ansiosa y breve cosa que es la vida.

 

Austin, y la cultura estadounidense en general, ejerció su fascinación sobre Borges. De Austin, dijo que era una de las ciudades más hermosas que había visitado porque aquí podía soñar bien. Como he dicho anteriormente, Austin no me gustó las dos primeras veces que fui. Pero esta vez fue distinto, tenía una misión: rescatar el paso de Borges, lo que le dio otro sentido a mi visita.

 

Fuentes

A Desk for Borges 

El universo inagotable de Borges 

Borges in Texas 

Con Borges en Austin, entrevista inédita.

Forgotten but Not Gone 

About Ana

Hi, I’m Ana. I’m originally from Argentina but I’m currently living in Dallas (USA) with my British husband. I’d like to share my experiences as an expat and as a traveller.

4 thoughts on “Siguiendo los pasos de Borges en Austin

  1. Que genial – tendre que visitar y seguir los pasos de Borges tambien (y ahora los tuyos!) Como encontraste el arbol concreto? que capacidad de ubicacion! 🙂

    Y es cierto, el campus de UT es bien bonito!

  2. Muy interesante todo lo que comentas Ana, y un p!US la hermosa poesía de JL Borges. Estuve en TX, específicamente en el aeropuerto de Dallas, corriendo para alcanzar un vuelo a San Francisco!! Qué grande que es ese edificio. Pronto tendré que organizar un viaje x algunas ciudades de TX.!! Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge