Kingston, Jamaica

Kingston, las primeras impresiones no siempre son buenas

No salgas sola a la calle. No tomes los route taxis, mejor contratá un chofer privado. Evitá ir a ciertas áreas, especialmente de noche. Estas son las recomendaciones que me dieron antes de llegar a Kingston. Una mujer me dijo que no era para tanto, que Kingston es como cualquier ciudad.

  • ¿Español?
  • No
  • Let me come with you. I show you around – me dijo un hombre en la calle, a metros de la puerta del departamento, con una sonrisa libidinosa. ¿En serio creía que iba a aceptar su propuesta?
  • Ay, niña, ven pa’ quí – y otras cosas que no recuerdo, tanto en español como en inglés, que me dijeron los limpiavidrios apostados en una esquina importante.

Ese otro viejo no me dijo nada, no hizo falta. Desde la ventana del colectivo, me hacía gestos obscenos con la lengua. Y asomaba la cabeza y el torso a medida que el colectivo avanzaba.  Harta, le hice gesto de vomitar. ¿Y si se bajaba?

Kingston
Mi barrio, New Kingston

Esos fueron mis primeros 15 minutos en Kingston. Nadie me hizo daño físico, pero, por alguna razón, ese acoso callejero me afectó. Y me dio bronca que me afectara porque, después de todo, solía tomar el tren Sarmiento en hora pico en Buenos Aires como si nada. Toda la vida, en la calle me han dicho y hecho cosas peores. Con el tiempo, aprendí a defenderme. Hasta físicamente, dándole un sopapo a un tipo que me exprimió el culo en el tren.

Entonces ¿por qué? Creo que porque estoy en una ciudad nueva con una cultura diferente y no sé cómo reaccionar. No conozco los códigos. ¿Y si contesto mal y me duermen de una piña? Como cuando tenía 12 o 13 años y un tipo me siguió varias cuadras con el auto. No sabía qué hacer. Salí corriendo a mi casa y casi derribo la puerta a los golpes y a los gritos. Mi mamá me vio tan asustada que me quiso calmar restándole importancia. Supongo que ella tampoco sabría qué hacer en esa ocasión y estaría tan asustada como yo.

Kingston
Downtwon Kingston, obviamente desde el auto.

Mi marido lo comentó en la oficina. Sus colegas mujeres dijeron que sí, que era frecuente y que tomara un taxi privado si quería salir a pasear por mi cuenta*. Eso fue lo que hice cuando fui a Port Royal.

A pesar de las ominosas recomendaciones, salí sola a la calle en pleno mediodía. Eran unas pocas cuadras hasta Devon House. Vivimos frente a la residencia del Primer Ministro, hay soldados con armas largas, ¿qué puede pasar? Por lo que veo, bastante. Todas las casas tienes rejas en cada ventana y en la entrada, alguna tiene alarmas y/o alambrado tipo concertina. Nuestro departamento está en el último piso en un complejo pequeño de 3 pisos. Tenemos reja de entrada y guardia de seguridad a la noche, rejas en la escalera y rejas en las ventanas. Y eso que New Kingston es un barrio acomodado. O, más bien, justamente por eso. Hay guardias armados en el estacionamiento del supermercado, en los complejos comerciales, en edificios públicos y privados.

Kingston
La residencia del Primer Ministro frente de casa

Admito que la primera impresión de Kingston no fue buena. El tránsito es caótico, las motos zigzaguean entre los autos, todo el mundo toca bocina constantemente, algunos instalan parlantes en el techo del auto y manejan con la música a todo volumen, los taxis paran en cualquier lado, incluso en el carril del medio en una avenida de doble mano. El centro me pareció bastante feo, edificios coloniales divinos venidos a menos, un mercado y terminal de ómnibus bastante caóticos también.

Kingston
Downtown Kingston en un feriado

Sin embargo, hay aspectos positivos. La comida es deliciosa, las frutas son riquísimas, la gente es agradable (mientras no piropeen), la vista de las montañas es magnífica.

Salimos de la capital y vimos que el interior es mucho más tranquilo. La gente es mucho más amable, tiene tiempo de charlar con extraños, el ritmo de vida es más lento. Estuvimos en Treasure Beach, un pueblo sobre la costa occidental que hace hincapié en el turismo comunitario. Me encantó. Pero el contraste con lugares turísticos por excelencia como Negril no puede ser mayor. De más está decir que Negril no me gustó. Bueno, obviamente la playa es paradisiaca pero la ciudad es decididamente fea.

Más adelante voy a escribir sobre los lugares que menciono y los que me quedan por conocer. ¡No cambien de canal!


* Además le recomendaron a Adrian, un muchacho amable y súper profesional. Me dio permiso para publicar su número por si alguien lo necesita: +1 (876) 547-2473.

About Ana

Hi, I'm Ana. I'm originally from Argentina but I'm currently living in Dallas (USA) with my British husband. I'd like to share my experiences as an expat and as a traveller.

7 thoughts on “Kingston, las primeras impresiones no siempre son buenas

  1. Ana, no cambiamos de canal, esperando nuevos post. Que feo lo que te paso, la verdad que Jamaica es un destino pendiente, pero lo voy a pensar mejor, maxime conociendo a mi señora que es bastante miedosa. A seguir disfrutando, explorando y a cuidarse.

    1. Si va con vos, no pasa nada. Me doy cuenta de la diferencia entre estar acompañada o no. No todo es malo, hay lugares hermosos. Paciencia, que ya viene!

    2. Además, yo cuento mi experiencia, que puede ser muy diferente a la de otras personas. No recomiendo ir ni dejar de ir, cada uno hace lo que le parece.

      1. Te entiendo perfectamente, es como cuando alguien te pide que le recomiendes un pintor, mecanico etc., lo que a uno le parece bien a otros tal vez no tanto. Es escuchar, leer y despues tomar la decision .

  2. Qué interesante estar en Jamaica!!! Te seguimos x este canal Ana, se mudaron a Kingston o es temporario!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge