Black River, Jamaica

Black River, entre cocodrilos y manglares

Abordamos la lancha de Captain Dennis rumbo a Black River en el muelle del hotel en Treasure Beach, en la costa sudoeste de Jamaica. En la lancha éramos nosotros dos, un hombre con dos chicos, una familia con dos chicos chiquitos y la suegra, Captain Dennis y su ayudante.

Black River

 

Bordeamos la costa hacia el norte, hacia la desembocadura del Black River. A esa hora de la mañana, el mar estaba planchado. La costa es rocosa, con acantilados, y las playas son muy pequeñas y, a veces, de difícil acceso. Hay mansiones espectaculares, casas de veraneo y casas humildes, pero todas con una vista hermosa del mar turquesa. A nuestro alrededor, gaviotas, pelicanos y algún delfín.

Black River

En la desembocadura, nos recibieron los barcos pesqueros atracados entre camalotes. Allí también habitan los cocodrilos de agua salada, la atracción más importante del Black River. Nosotros vimos dos, uno que estaba tomando sol en la orilla y otro que nadaba plácidamente a nuestro lado. Me dio un poco de impresión, nunca había visto un cocodrilo en su hábitat natural y se me pasaron imágenes catastróficas por la cabeza.

Black River

El nombre Black River se debe al sedimento que se acumula en el fondo y crea el efecto de aguas negras, aunque el agua en sí es transparente. La vegetación, principalmente juncos, manglares y nenúfares, se refleja en el agua y, por momentos, no se sabe si uno está de pies o de cabeza.

Black River

En la orilla, vimos a un hombre en cuchillas, inmóvil, con un palo en la mano. Resultó ser un pescador que practica el ancestral método de pesca con arpón. Espero que no le hayamos ahuyentado los peces con los que se gana la vida. El lado negativo del turismo.

Hicimos una parada en un recodo donde había una especia de muelle primitivo. Allí, de los árboles colgaban sogas para balancearse y tirarse al agua. Si no, los chicos se zambullían desde una plataforma de madera. Un poco más arriba, había una choza de paja que hacía de bar. Había un par de personas tomando algo. El olor a ganja (marihuana) me descompuso. No lo soporto. Tampoco me metí al rio porque me daba impresión que me tocara un pececito o algún junco.

Black River

Ahí dimos la vuelta y volvimos a la desembocadura, donde paramos y bajamos del bote para comprar patties (una especie de empanada jamaiquina muy rica). Los comimos en el bote.

La siguiente parada fue el Pelican Bar, un bar de madera y paja construido en un arrecife. La única forma de llegar es en bote. Estaba lleno de gente, tanto el bar como el arrecife. El bar es bastante primitivo y no es para nada cómodo. Bajé al agua, transparente y tibia, un placer. Es bastante playo, el agua no me llegaba a la cintura. Lamentablemente, levanté varias tapitas de cerveza oxidadas. La gente no respeta ni la belleza natural ni el equilibrio ecológico, ni siquiera piensan que alguien se puede lastimar. Una lástima que lo único que les importe es estar de joda y emborracharse. Parecían adultos en viaje de egresados.

Black River

Captain Dennis se portó de maravillas. Siempre atento a todo, se aseguraba de que todo estuviera en orden y así evitar situaciones potencialmente peligrosas, como por ejemplo aplastarse los dedos entre el bote y el muelle al tratar de salir de la lancha. En un país donde la atención al turista deja bastante que desear, Captain Dennis se destaca por su excelente servicio (¡vean lo que dicen de él en Trip Advisor!). Aclaro que esto no es publicidad paga, sino que me gusta destacar a quien se esfuerza por brindar una gran experiencia.

Si van a Jamaica, no dejen de hacer esta excursión por el Black River, es una experiencia inolvidable.

Black River

 

About Ana

Hi, I’m Ana. I’m originally from Argentina but I’m currently living in Dallas (USA) with my British husband. I’d like to share my experiences as an expat and as a traveller.

4 thoughts on “Black River, entre cocodrilos y manglares

  1. Hola! Acá no cuentes conmigo… Soy anti-bichos! Me dan escalofríos con sólo ver las fotos.
    A mi seguí llevándome a pasear
    por la campiña inglesa 🙂
    Besos!

  2. Que hermosos parajes!!! Uhhh que impresionante experiencia ver tan cerca a los cocodrilos!!! Conozco algo del Caribe y muero por sus calidas y transparentes aguas del mar!! Me gustaria conocer Jamaica!!!
    Te entiendo a mi tampoco me gustan los grupos de tanta joda y chupi, que joroban el medio ambiente y a los demas!!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge