Port Royal

Port Royal, una de piratas

La época: siglo 17. El lugar: un puerto de mar con incesante trajín. Tripulantes cargan y descargan productos de barcos mercantes, piratas cuentan su botín en cubierta, marinos con bolsillos llenos de doblones españoles entran y salen de tabernas y burdeles, bucaneros y comandantes de la Marina Real ladran ordenes por igual, taberneros arrojan marineros borrachos a la calle.

De repente, una explosión ensordecedora, la tierra entra en convulsiones, los edificios se desploman, un maremoto barre con barcos y puerto. La gente que tuvo la suerte de salvarse corre aterrada. No hay donde refugiarse. Los incendios espontáneos provocan un caos aún mayor. La ciudad prácticamente desaparece tragada por el mar.

Port Royal

Esto es lo que sucedió en Port Royal el 7 de junio de 1692. Según se decía entonces, era “la ciudad más rica y pecaminosa del mundo.” Port Royal fue fundada cerca del fuerte Charles en la década de 1650 por los británicos, quienes le habían arrancado la isla de Jamaica a la Corona Española. Port Royal se convirtió en la base de operaciones de los corsarios que asolaban los barcos y posesiones españolas en el Caribe. Uno de ellos, el famoso Henry Morgan, hasta le otorgaron el titulo de caballero y lo nombraron Gobernador General de Jamaica.

La reconstrucción de la ciudad comenzó enseguida. Sin embargo, Port Royal nunca recobró su antiguo esplendor, aunque luego se convirtió en una base naval clave británica en el Caribe. Sucesivos terremotos y huracanes continuaron la destrucción de lo que quedaba de la ciudad, no así del fuerte.  Hoy en día, Port Royal es un tranquilo pueblo de pescadores.

Port Royal

Port Royal hoy

Fui a Port Royal una tarde soleada de mayo. Fui sin expectativas, algo que aprendí rápido en Jamaica, con la mente abierta y realmente disfruté la visita. El tour de Fort Charles (1656) comenzó en una de las barracas, donde un guía joven y conocedor nos explicó la historia de Port Royal de los objetos en exhibición.

Port Royal

Uno de esos objetos es el escudo de armas del capitán Nelson, recuperado de una de las almenas. Horatio Nelson fue ascendido a capitán de navío en junio de 1779 y estuvo a cargo de las defensas de la isla. Años después, Nelson se convirtió en el máximo héroe naval británico en la batalla de Trafalgar, donde venció a Napoleón.

El guía “de interior” nos dejó en manos del guía “de exterior,” otro muchacho del lugar. Nos llevó a ver las almenas, los cañones, nos mostró hasta donde llegaba el agua antiguamente, y nos señaló la ciudad hundida (que solo pudimos imaginar) y a Kingston, al otro lado de la bahía, donde se instalaron los sobrevivientes del terremoto. Intercaló historias del lugar con anécdotas de cuando era chico y venía a jugar con sus amigos en los túneles victorianos. – ¿Tu mamá sabía? -, le preguntó una del grupo.  -Sí, pero veníamos igual, – contestó, encogiéndose de hombros.

Lo más divertido fue entrar a la Giddy House. Esa casa data de 1888 y funcionaba como polvorín. Quedó semienterrada después del terremoto de 1907 (lo que se ve es el segundo piso) y escorada a 45 grados. Le dicen Giddy (mareado) porque algunas personas tienen una sensación de mareo o vértigo cuando entran. ¿Podes creer que yo también?  De ahí, pasamos al antiguo calabozo, ahora un bar, a tomar algo refrescante.

Port Royal

Iglesia de St. Peter

La iglesia de St. Peter está ubicada fuera del fuerte Charles. El edificio actual (de 1725/6) reemplaza al destruido en el terremoto de 1692 y a otro que se incendió en 1703. Naturalmente, con los años ha sufrido cambios y arreglos. Sin embargo, el piso en damero blanco y negro es original.

Port Royal

La iglesia parecía cerrada. Le pregunté a una vecina si se podía entrar, aunque sea al jardín, y dijo que sí. Quise abrir el portón del jardín pero no pude. Otra vecina me vio y lo abrió. Se fue y volvió con la llave de la iglesia. Fue entrar y sentirme en Inglaterra. Las paredes blancas, la madera oscura y el olor a cera me trasportaron inmediatamente. Lo único que me recordaba que estaba en el trópico era el calor y la vegetación intensa que se veía por las ventanas.

Subí con cuidado a la galería el órgano por las escaleras de madera crujiente. El conjunto es de 1743 y se asemeja a un castillo de proa. La vista de la iglesia desde ahí arriba es muy bonita.

Port Royal y la iglesia de St. Peter fueron lo único que me gusto de Kingston. Si van, no se los pierdan.

Port Royal es un pueblo de pescadores muy tranquilo, y su ubica detrás del aeropuerto en el extremo de los Palisadoes, una lengua de tierra que sale a la bahía. Lo mejor es ir en taxi o auto.

La entrada cuesta US$10 para extranjeros.

Abre todos los días de 9:00 a 16:45, menos Viernes Santo y Navidad.

Port Royal

 

About Ana

Hi, I’m Ana. I’m originally from Argentina but I’m currently living in Dallas (USA) with my British husband. I’d like to share my experiences as an expat and as a traveller.

4 thoughts on “Port Royal, una de piratas

  1. Qué interesante esos recorridos en Jamaica!!! Qué sol tan intenso, será así todo el año!!! Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CommentLuv badge