2 días en Edimburgo
Edimburgo me encantó desde que pusimos un pie fuera de la estación de tren. Tiene una cualidad indefinible que hace que uno se sienta cómodo